Adoración a Dios motivos y razones para hacerlo

Quiero dejar claro que la adoración a Dios, no es solo entonar cánticos de adoración, es un estilo de vida, una actitud.  En esta ocasión quiero hablarte específicamente de la música, cómo nos ayuda a tocar el corazón del Padre y exaltarle.

Yo me alegré con los que me decían: A la casa de Jehová iremos. Salmo 122:1

Porque debemos hacer adoración a Dios
Porque debemos hacer adoración a Dios

Gratitud en todo tiempo

La clave para adorar aun cuando el día es malo, es tener un corazón agradecido.  Traer a memoria, la fidelidad del Señor, si has pasado días desanimado, amargados, te has llenado de frustración, tanto que ni orar has querido, te invito a que pongas música de adoración. Comienza allí, a escuchar, y te aseguro, que si en tu corazón hay gratitud por lo que el Señor ha hecho, de la nada, sin explicación, tú vas a comenzar a cantarle, y no vas a poder parar de expresarle amor… así es Dios.  Aunque estés hecho polvo, su Espíritu Santo te va a comenzar a ministrar, y te va a comenzar a tratar mientras tu repites la letra de la canción.

Cuando el día no ha sido del todo placentero, te das cuenta de que Dios miró tu condición, ni tu ni yo éramos nadie y él le dio un sentido a nuestra vida. Nos brindó una segunda oportunidad, cómo no adorarle, es simplemente irresistible no postrarse delante de él.

Agradece, siempre agradece, la alegría, o la tristeza van y vienen… pero el gozo es eterno. Porque, aunque te sientas triste, de bajo ánimo, eso no te dice que el Señor te ha dejado de amar, al contrario, te va a llevar al siguiente nivel, pero ten la actitud correcta.

Palabra revelada

Cuando entramos en la intimidad con el Padre, empezamos agradeciendo. Luego nos vamos a la biblia, leemos la palabra, cuando esa palabra se hace rhema en nosotros, nos quebrantamos.  Sea que Dios nos esté prometiendo algo, o nos esté corrigiendo, que nos quebrantemos, es un inicio para que Dios comience a hacer algo poderoso en nuestra vida.  Toda adoración parte de una palabra revelada… incluso el Espíritu Santo te ministra cuando pone palabras en tu boca. El cántico nuevo comienza a surgir de un corazón enamorado de Cristo, brota del alma.

Rebosa mi corazón palabra buena; Dirijo al rey mi canto; Mi lengua es pluma de escribiente muy ligero. Salmo 45: 1

Lo más sabio que podemos hacer, es no dejar de adorar por una emoción o circunstancia difícil. En la prueba tú debes alabar, el Señor no necesita tu adoración, eres tú quien necesita adorarle a él, eres tú quien debe anhelar vivir cada día lleno de la presencia de Dios y eso se logra, estando allí, a sus pies.

El nivel de una iglesia, se conoce por su nivel de adoración, y depende de cómo sea tu relación en lo secreto, será en público, si tú avanzas, la iglesia de Cristo, avanza.

El león, fuerte entre todos los animales, Que no vuelve atrás por nada, Proverbios 30: 30

Sea cual sea tu situación, no dejes nunca de adorar, de entonar cantos a Dios. Mientras lo haces, él se revelará a tu vida, y te mostrará cosas grandes y ocultas que tu no conocías. Tesoros te serán dados, por eso te digo Avanza, no mires atrás.

Derrama tu corazón delante del Rey

Si estás en la congregación, derrámate para el Señor, que no te importe a quien tienes al lado, si te miran mal, estás diciéndole a Dios, que él es más grande que el problema, que, a pesar de todo, él reina, el gobierna, que él ha permanecido fiel.

Señor, tú eres mi Dios; te exaltaré y alabaré tu nombre porque has hecho maravillas. Desde tiempos antiguos tus planes son fieles y seguros. Isaías 25:1

La adoración es nuestra manera de expresar, exaltar sus atributos, declarar su grandeza, acceder confiadamente al trono de la gracia.

Adoremos con Libertad

En Hechos 16:25 hay una palabra estupenda y dice así: Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían. Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron.

Mientras tú adoras, sin importar tu condición actual, no hay prisión de máxima seguridad que se pueda resistir al poder de Jehová de los ejércitos. Si estás en situación de enfermedad o angustia, lo único que no puede menguar es tu fe, y mantén viva la esperanza. Adora, canta esa canción que escuchaste e impactó tu espíritu de una manera brutal porque Dios hablo a tu vida a través de ella.

El problema puede ser enorme, pero ten la actitud correcta delante del Rey.  Así como Pablo y Silas, ora, suelta tu canto, con fe, creyéndole a ese Dios que amas y sigues, y él te dará paz pero también quebrantara los yugos. Él va abrir puertas de bendición y las cadenas se pudren por el nombre de Jesús… Hay libertad para los que creen en Jesús.

La adoración como instrumento de guerra e intercesión

 

Quiero dejarte este fragmento de 2 Crónicas 20: 18 – 21, y que puedas mirar la Gloria de Dios, cuando sus hijos se disponen a buscarle con empeño, tener su favor, es simplemente garantizado.

Entonces Josafat se puso de muy temprano y se prepararon para ir hacia el desierto de Tecoa. Cuando iban saliendo de Jerusalén, Josafat se pudo de rodillas, hasta tocar el suelo con la frente, y todos los que estaban con él también se arrodillaron ante Dios y lo adoraron.  Mientras tanto, los descendientes de Quehat y de Coré, de la tribu de Leví, se pusieron de pie, alzaron su voz y empezaron a cantar alabanzas a Dios.

Al día siguiente, se levantaron se puso de pie y les dijo: «Escúchenme con atención, todos los que viven en Jerusalén y en Judá: Confíen en nuestro Dios, y en sus profetas; si lo hacen, todo saldrá bien; ¡nada nos sucederá!» Luego Josafat se puso de acuerdo con el pueblo, y eligió a varios cantores para que marcharan al frente del ejército, y fueran cantando y alabando a Dios con el himno que dice: «Den gracias a Dios, porque él nunca deja de amarnos».

Los cantores marcharon, vestidos con sus trajes especiales, 22-23 y en cuanto empezaron a cantar, Dios confundió a los enemigos de Judá. Fue tal la confusión, que los amonitas y los moabitas atacaron a los de Seír, hasta que acabaron con todos. Luego, los amonitas y los moabitas se pelearon entre ellos, y acabaron matándose unos a otros. Así fue como cayeron derrotados.

La adoración y alabanza derriban muros.

Josué 6:16 al 20 es un claro ejemplo, de cuando obedeces al Señor tu Dios,  y le adoras, le alabas, él te libra de grandes amenazas, y ese muro que te impedía obtener la bendición simplemente se vendrá a bajo…la adoración es un arma de guerra que tenemos en nuestras manos, mientras tú adoras, el enemigo se debilita.

El séptimo día se levantaron de madrugada y volvieron a marchar alrededor de la ciudad, sólo que ese día lo hicieron siete veces. En la séptima vuelta, mientras los sacerdotes tocaban sus trompetas, Josué dio la orden: « ¡Griten con todas sus fuerzas! ¡Dios nos ha entregado la ciudad! Cuando los sacerdotes tocaron sus trompetas, los soldados gritaron con todas sus fuerzas y los muros se derrumbaron

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *