Jesús un amigo que te enseña sobre el amor

¿Qué es lo que más busca la gente?, la gente quiere sentirse amada, querida, importante y útil, ¿porqué no buscan a Jesús? En la mayoría de los casos por no decir en todos, la gente lo busca en lugares equivocados, se refugia en personas que son tóxicas, incluso lo buscan en cosas también, como el alcohol, las drogas, el cigarro, en varias parejas, en la comida…

El enemigo tiene todo un arsenal para destruir a muerte a los hijos de Dios… pero qué bueno que Jesús en nosotros es nuestra esperanza en Gloria, que bueno por ese sacrificio en la cruz, que nos ha hecho más que vencedores.

Jesús un amigo que te enseña sobre el amor
Jesús un amigo que te enseña sobre el amor

 

Él es nuestro refugio, aún en el desierto que estemos atravesando, él está preparando un camino porque se va a manifestar.

Juan 13:35 “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos por los otros”

El mejor amigo que podemos tener es Jesús, nos ama con lo bonito, lo malo y también lo feo… ama lo perfecto y lo imperfecto, nos moldea y nos atrae con cuerdas de amor, la palabra dice que él vino a hacer su habitación en nosotros, vino para habitar en tu corazón y en mi corazón, y si él mora en nosotros, debemos reflejar ese amor por el prójimo, por la humanidad, necesitamos amar a los demás.

Sí, hay muchas personas buscando “un amigo” donde no lo deben buscar, y tal vez tú te has dado cuenta, y has sido incapaz de tender una mano, ciertamente no vamos a pecar de imprudente, pero tú puedes abrir tu boca por el mudo, por el que no conoce y tal vez Dios en su infinita bondad te conceda una oportunidad para que le des una palabra, un consejo a esa persona, que pueda cambiar su vida.

Los amigos te cuidan, te aceptan como eres y te enseñan cosas buenas.

Hay muchas personas que todavía no han oído hablar del amor de Dios. Nuestro amigo Jesús nos enseña que la mejor manera de amarlo y dar amor es teniendo al Espíritu Santo en nuestro corazón, quien nos guiará a toda verdad, a toda justicia, muchos de los que siguieron a Jesús se sentían muy felices, solo porque tenían a Jesús a su lado, ellos sabían que solo él tenía palabras de vida eterna.

La gente, no te acepta como eres realmente, ellos solo quieren lo bonito que tú tienes, la sociedad te rechaza, el diablo te ha dicho que no tienes valor, pero la gran verdad es que tú tienes un lugar especial para el Señor, él ha pagado un precio alto, precio de sangre por ti. Él te ve como un tesoro invaluable, dice Isaías 43 que tú has sido de gran estima ante sus ojos, y lo cierto es que por más que nos esforcemos en agradar a los demás, nunca van a estar conformes, pués un día te aplauden, pero al otro día te quieren crucificar.

Ya Jesús pasó por eso, si estás atravesando un momento de rechazo, no te encontrastes con este blog por casualidad, él te puso en este camino para decirte. “No temas, yo te amo, y tú vales más que todas las estrellas del cielo

La historia de Jesús y Nicodemo

Hay una lectura en Juan 3: 1 – 21, la historia de Jesús y Nicodemo, tuvieron una conversación íntima, de hecho Nicodemo parecía tener vergüenza, porque cuenta la biblia que fue a buscar a Jesús ya de noche, cuando no había muros en la costa, tal vez él pensó que la pregunta era tonta y no quería que nadie más estuviera allí, no lo sé, pero lo que sí sabemos es que confío en Jesús, por muy tonta que fuera la conversación a su parecer, él sabía que Jesús no lo iba a rechazar pero si lo iba a aconsejar.

Aún de adultos tenemos que ser como niños para entrar en el Reino, los niños son dependientes de sus padres, no toman decisiones por sí mismos, esperan a que sus padres les instruyan en lo que han de hacer… de adultos, somos autosuficientes, nos las sabemos todas, y confiamos en nuestra propia opinión.

Necesitamos aprender del Señor, aprender de ese gran amor que le tuvo a su padre y lo obediente que siempre fue. Así debemos de ser nosotros.

Necesitamos anhelar esa comunión, esa relación con el Dios Padre, necesitamos no perder la sensibilidad por la presencia de Dios.

Job 22:21 “Vuelve ahora en amistad con él, y tendrás paz; y por ello te vendrá bien”

Cuántos no han abandonado la presencia de Dios, cuántos hemos abandonado ese primer amor, por los deleites del mundo… hay una gran necesidad de volver en amistad con Dios… necesitamos de lo que él tiene, su paz, su palabra que nos sustenta, su presencia que nos ministra.

Si no podemos tomar de lo que Dios tiene, no podremos dárselo a otros, si no tenemos una amistad con el Señor, no podremos ser buenos amigos para nadie.

Debemos tomar su palabra y ponerla en nuestro corazón, convertirnos en gente que aplica la palabra en todo tiempo, en todo lugar. Y mostrar la imagen de Dios.

La gente entonces dejará de buscar en los lugares incorrectos, equivocados y entenderá que hay un Dios vivo, que ofrece amistad incondicional, cuyo amor sobrepasa nuestros errores e incluso nuestros pecados, él siempre va a estar allí, aun cuando aquellos quienes prometieron estar siempre nos dejen solos.

Si te volvieres al Omnipotente, serás edificado; Alejarás de tu tienda la aflicción

Una vez más encontramos la palabra “si te volvieres”, lo que nos dice que sí, constantemente le estamos dando la espalda a Dios, al no hacer su voluntad, si tu y yo queremos hacer su voluntad, necesitamos entender que debemos entrar en alianza, en pacto, tener una amistad con él, volvernos a él, solamente el Omnipotente nos puede edificar, nos puede restaurar, con el eterno propósito de restaurar a otros.

¿Quieres ser la imagen de Jesús en la tierra?

Solo debes comenzar a ser su amigo, a escucharlo, a entenderlo, a seguir sus pasos, a recibir cuando te dice sí…pero también cuando te dice que NO… comienza estableciendo hábitos de oración, de lectura bíblica, sumérgete en ese río de adoración todos los días. Él te va a hablar, te va a enseñar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *